Información importante para el lector

Me gustaría recordar que desde aquí no asesoro, ni quiero, ni puedo. El objetivo de esta web es analizar públicamente los mercados mostrando mi visión y facilitando a sus visitantes un mapa de carreteras con el que podáis orientaros en las inversiones. La gestión debe ser vuestra, y la responsabilidad también. Cada cual tiene un perfil, unos intereses y unas limitaciones diferentes. No se puede pretender que me meta a analizar situaciones personales cuando todas son distintas. Es muy importante controlar el tema del apalancamiento en las inversiones, especialmente si operáis derivados. El patrimonio del que se dispone y el riesgo que se toma en una posición sólo lo sabéis vosotros y sois los que debéis valorarlo.

Es simplista replicar las actuaciones de un inversor sin saber cual es su disponibilidad ni cual es su cartera. No es lo mismo tomar una posición corta en bolsa cuando se tienen acciones, oro o bonos, que cuando es una posición única, tampoco es lo mismo cuando dicha posición supone el 10% de su liquidez que cuando supone el 50%.

Las operaciones de trading son las menos recomendables si no se es un verdadero experto que tiene claro cual será su puerta de salida. Tu estrategia depende tu posición patrimonial y de tu dominio del mercado. La principal herramienta que tenemos para protegernos de cualquier contratiempo es el stop.

Mi consejo es que operéis con un horizonte de varios días/semanas para evitar los pequeños movimientos intermedios. Hay que esperar a que los movimientos estén maduros y agotados para buscar el lado contrario. Ésta es la forma más adecuada de actuar, así nunca os traicionarán los nervios porque los recorridos serán muy amplios a nuestro favor y algo más limitados en nuestra contra.

Aún así, lo que yo ponga, nunca serán asesoramientos, simplemente comunicados de lo que yo hago. Lo que vosotros queráis hacer con esa información es cosa vuestra y vuestra responsabilidad.

Yo simplemente analizo e informo de lo que yo veo y opero. Y recordad, en los mercados financieros a veces puede pasar incluso lo más lógico.